Libro gratuito Fractáfisis. Daniel Antianka.

Un libro inédito sobre la infinitud y fractalidad del Universo, de Daniel Antianka, desde Santiago, Chile. En palabras del propio autor:
Durante bastante tiempo he trabajado en un libro de corte científico, llamado “Fractáfisis”, el cual es un texto muy revelador y conciso, en donde se demuestra detalladamente la magnitud infinita que posee el Universo, en función de una estructura fractal que se itera infinitamente hacia el macrocosmos y el microcosmos.
Este libro expone una visionaria cosmovisión que se define específicamente como Principio de la Cosmofractalidad, por su conjugación de los términos cosmos y fractal. Por cuanto, el Principio de la Cosmofractalidad constituye una reinvención de la teoría del Universo holográfico, en donde se unifican una enorme gama de: fenómenos naturales, sucesos matemáticos, experimentos científicos, y leyes físicas.
“Fractáfisis” tiene por finalidad el explicar de un modo más científico la infinitud y fractalidad del Universo, y acercar tales descubrimientos al lector no tan instruido en las temáticas de la ciencia; razón por la cual esta obra es de lectura ágil y condensa perfectamente su gran cantidad de información en solo 73 páginas.
Creo firmemente que el verdadero conocimiento es invaluable, razón por la cual quise hacer de “Fractáfisis” un libro de difusión gratuita, que pueda estar disponible para ser descargado por todo aquel que desee leerlo.

Enlace de descarga:

https://www.dropbox.com/s/zljbkth44zhyazt/FRACT%C3%81FISIS%20%282%C2%AA%20edici%C3%B3n%20Septiembre%202013%29.pdf

“Verfractal.es” grabo un vídeo muy bueno del libro:

1 comentario:

Alejandro Troyán dijo...

El método holofráctico sigue ciertas reglas ilimitadas para articular conceptos con propiedades semejantes en función de un sistema coherente que gira en torno a las nociones de unidad y variedad. Sus características están basadas en: la articulación reiterada de ideas simples sobre una red entrelazada hasta establecer una subordinación fundamentada en la complejidad de las mismas, de manera que el conjunto adquiere un ritmo de magnitud infinita que define una estructura fractal; una coherencia lo suficientemente significativa que hace que persista en la memoria colectiva con facilidad; la constancia de conceptos limitantes que se expanden dinámicamente al poder ser extrapolados hacia sistemas inferiores y superiores de organización, ya que, en definitiva, todos ellos poseen patrones autosemejantes a lo largo de su extensión; la aproximación a la simetría, al equilibrio y a la proporción, no solo en su vertiente lógica, sino también ética y estética.
Cuando los datos empíricos se sintetizan y exponen a través del razonamiento discursivo, nos encontramos con una red de conceptos interconectados en sus múltiples niveles. Dicha estructura se organiza de manera dinámica, y, de forma inesperada, enlaza con los fundamentos procedentes de la teoría fractal y holográfica del universo. Este hecho rompe nuevamente con los límites categóricos impuestos por la modernidad, situando el espíritu y la materia, la cultura y la naturaleza, en una unidad superior en donde los fenómenos psíquicos se aplican a las cosas naturales, de tal forma que el equilibrio del todo en relación a las partes es un proceso analógico de los ámbitos mentales y reales. El método holofráctico busca conectar los dos ámbitos del conocimiento ayudándose de un lenguaje connotativo y denotativo. Aquí es donde la variedad conceptual de los campos humanísticos y científicos pueden integrarse en una unidad disciplinaria de estudio.